domingo, 17 de julio de 2011

Sobre contaminación auditiva ( colombia)

El Código de Policía de Bogotá complementa las normas que desarrollan lo dispuesto por el Artículo 79 de la Constitución Nacional.
La normatividad indica que se debe favorecer la tranquilidad, acatar las disposiciones ambientales no sólo en materia auditiva, sino en lo que concierne a la contaminación visual.
Se puede acudir a la policíaDe hecho, se consagra que la inoperancia da lugar a la aplicación de métodos correctivos por parte de las autoridades policivas. El Código también advierte que esas acciones son nocivas para la salud, perturba la convivencia y ordena que para prevenir esto se deben respetar los niveles admisibles de ruido, tomando las medidas necesarias con el fin de evitar la filtración de cualquier ruido o sonido.
¿Qué pasa si hay omisión?El afectado debe pedir que se celebre una asamblea. De otra parte ante la indiferencia de los demás propietarios que no están sufriendo los efectos negativos del ruido de ese bien común, podrá instaurar una querella policiva y considerar la posibilidad de instaurar una acción de tutela por violación de derechos fundamentales.
Las Leyes vigentes sobre control de ruidos son:-Constitución Nacional (Artículo  79). -Ley 99 de 1993,
-Decreto 948 de 1995
-Código de Policía Bogotá  (adoptado por Acuerdo 79 del 2003).

Propiedad horizontal: ¿Problemas con el ruido hecho por sus vecinos?

El rápido crecimiento de Bogotá ha provocado que el numero de unidades residenciales que se construyen para satisfacer la demanda de vivienda de la capital sea muy alto. Este hecho no solo ha permitido el auge del sector de la construcción en los últimos años, sino que también ha definido las tendencias habitacionales de los capitalinos.
A diferencia de un par de décadas atrás, cuando eran comunes las grandes casas de dos y tres pisos; el paisaje urbano de Bogotá hoy se encuentra adornado por un gran numero de torres de apartamentos que sirven dos propósitos: suplir la demanda y aprovechar los terrenos y espacios de la ciudad creando viviendas para un promedio de 70 hogares, donde antes solo era possible albergar cerca de 4. Sin embargo, esta tendencia, así como cualquier otra, trae consigo un conjunto de implicaciones con las que muchos propietarios ha tenido que aprender a vivir, por ejemplo: el ruido de los vecinos.
La contaminación auditiva es sin duda uno de los problemas de convivencia en propiedad horizontal más comunes y en muchos casos de los más difíciles de manejar. No obstante, usted tiene derechos a los que puede apelar cuando su tranquilidad esta siento perturbada por el ruido excesivo de un vecino. Veamos:
De ser posible, es recomendable que usted haga la solicitud a su vecino de reducir el ruido que está produciendo por medio de un vigilante. Si usted no cuenta con un intermediario, usted puede acercarse a su vecino personalmente y explicarle su inconformidad. Si la situación no mejora, no se preocupe, la ley lo ampara, Las normas indican que se debe favorecer la tranquilidad, acatar las disposiciones ambientales en relación a niveles de contaminación auditiva y visuales y por lo tanto usted está en plena facultad para exigir sus derechos.

Esto quiere decir que puedo llamar a la la policía

Sí luego de la intermediación verbal, existe cabida a la intervención y la  aplicación de métodos correctivos por parte de la policia. El Código de policia señala que este tipo de acciones no solo son nocivas para la salud sino que perturban la convivencia y  por lo tanto determina que se deben respetar los niveles admisibles de ruido, tomando las medidas necesarias con el fin de evitar la filtración de cualquier ruido o sonido.

La policía me colaboró una vez, pero mi vecino sigue con el mismo comportamiento

Cómo parte de sus derechos como residente de propiedad horizontal usted puede exigir se celebre una asamblea con el comité de convivencia de sus edificio o conjunto cerrado. En ella, usted y su vecino serán acompañados por los miembros de comité quienes deben asegurarse que el resultado de la reunión sea un mutuo acuerdo de beneficio para ambas partes. Si luego de haber atravesado este proceso, usted está en su derecho de entablar una querella policiva e incluso puede considerar la instauración una acción de tutela por violación de derechos fundamentales.
Para documentarse, le recomendamos tener en cuenta el artículo 79 de la Constitución Nacional, la Ley 99 de 1993, y el Código de policía.

(colombia) "Si llama la policía para calmar un vecino ruidoso asegúrese que los policías levanten un informe"

Uno de los problemas ligados a la convivencia en espacios reducidos, en especial en zonas sometidas al régimen de propiedad horizontal, tiene que ver con los vecinos ruidosos, problema que se puede abordar de distintas maneras, incluida el llamado de la policía.
Si se opta por llamar a la policía para que le llamen la atención a  las personas causantes del ruido excesivo, se recomienda que se asegure el levantamiento del informe respectivo por parte de los agentes de policía que atiendan el llamado.
La razón de ello es que se necesita dejar evidencia clara e irrefutable de los escándalos realizados por los vecinos, máxime si son recurrentes, puesto que en caso de recurrir a un proceso en una inspección de policía, se necesitarán pruebas fehacientes que demuestren la conducta recurrente y permanente del denunciado, situación que puede agilizar el proceso.
Si a la hora de presentar una denuncia en la respectiva inspección de policía no se prueba el comportamiento excesivo y reincidente del vecino ruidoso, será más difícil conseguir la aplicación del código de policía que puede llevar desde la imposición de multas hasta el decomiso de los artefactos causantes del ruido.
Si se ha de recurrir a la policía como mecanismo extremo ante la ineficacia de medidas persuasivas, hay que hacerlo de la mejor forma para asegurar la efectividad de una medida mucho más drástica que se tome en el futuro que busque poner fin al comportamiento de esos vecinos molestos e irrespetuosos.